Los objetivos de la Fundación se concretan en mantener viva la memoria de Ernest Lluch, su pensamiento y su obra, así como en fomentar el diálogo entre los ciudadanos de Cataluña, España y Europa.

¿Quieres estar informado/da?

Para recibir información periódica sobre las actividades de la fundación ...
Regístrate »

13 líneas

« índice

Entre los objetivos fundacionales de nuestra entidad, destacaba la voluntad de reunir y divulgar el trabajo académico de Ernest Lluch. Así, la edición de la Bibliografía y del primer volumen de la Miscelánea académica son dos hitos básicos y relev

Entre los objetivos fundacionales de nuestra entidad, destacaba la voluntad de reunir y divulgar el trabajo académico de Ernest Lluch. Así, la edición de la Bibliografía y del primer volumen de la Miscelánea académica son dos hitos básicos y relev
  • Entre los objetivos fundacionales de nuestra entidad, destacaba la
voluntad de reunir y divulgar el trabajo académico de Ernest Lluch.
Así, la edición de la Bibliografía y del primer volumen de la
Miscelánea académica son dos hitos básicos y relev
Entre los objetivos fundacionales de nuestra entidad, destacaba la voluntad de reunir y divulgar el trabajo académico de Ernest Lluch. Así, la edición de la Bibliografía y del primer volumen de la Miscelánea académica son dos hitos básicos y relevantes para alcanzar dichos objetivos. Además, ambas obras sobresalen también por sus características técnicas y de diseño. Sobre este último apartado se centran las valoraciones de Frederic Cortés, responsable de la empresa Grup3: “Desde el punto de vista de la producción gráfica destacaría un par de aspectos. 

En primer lugar, el uso de una técnica que no recuerdo haber utilizado nunca en nuestro taller, bautizada –con la paternidad compartida por todos— como “negro sobre negro”. Esta consiste en imprimir un fondo compacto de tinta negra y, a continuación, fijar el texto en él con tinta negra. Fruto de la intuición y de la terquedad –por qué no decirlo— del diseñador, el efecto resulta sin duda interesante. Puede evocar una pizarra, una aula y, al fin y al cabo, la vida docente. Innegable-mente, sin la clara letra manuscrita de Ernest Lluch el resultado no hubiera sido posible. 

En segundo lugar, está la cuestión del formato que a menudo pasa desapercibido pero es básico. Debíamos hallar el máximo equilibrio entre el máximo aprovechamiento del formato de las máquinas y, a la vez, otorgar la entidad que correspondía a estos libros. Por tanto, ambos volúmenes únicamente exceden en 15 mm. por lado del cotidiano y ordinario Din-A4, pero su apariencia es mayor. 

Finalmente, y más allá de los aspectos puramente técnicos, no deja de sorprenderme la gran cantidad de entradas de la Bibliografía, más de 2.000, que conforman el legado intelectual de Ernest Lluch, así como la larga nómina de académicos presentes en la Miscelánea”.