Los objetivos de la Fundación se concretan en mantener viva la memoria de Ernest Lluch, su pensamiento y su obra, así como en fomentar el diálogo entre los ciudadanos de Cataluña, España y Europa.

¿Quieres estar informado/da?

Para recibir información periódica sobre las actividades de la fundación ...
Regístrate »

13 líneas

« índice

El pasado miércoles 1 de marzo de 2006 se cerró la I edició del Seminario Ernest Lluch de Ciencias Políticas y Sociales, coorganizado con los Estudios de Ciencias Políticas y Gestión Pública [1] de la Universidad Pompeu Fabra [2]. Más allá de la

El pasado miércoles 1 de marzo de 2006 se cerró la I edició del Seminario Ernest Lluch de Ciencias Políticas y Sociales, coorganizado con los Estudios de Ciencias Políticas y Gestión Pública [1] de la Universidad Pompeu Fabra [2]
  • Representantes políticos catalanes
    Representantes políticos catalanes
El pasado miércoles 1 de marzo de 2006 se cerró la I edició del Seminario Ernest Lluch de Ciencias Políticas y Sociales, coorganizado con los Estudios de Ciencias Políticas y Gestión  Pública de la Universidad Pompeu Fabra. Más allá de la satisfacción por haber iniciado esta nueva colaboración y por el éxito académico y de asistencia al seminario, debe destacarse la Mesa Redonda con que se clausuró la jornada. Sentados codo a codo y moderados por el periodista Eduard Boet, coincidieron representantes de los diferentes partidos políticos catalanes con representación en el Parlament de Catalunya
La Mesa Redonda significaba la conexión de la teoría y del análisis del resto de sesiones con la realidad más directa y concreta, pero sobre todo evidenciaba la particularidad del ecosistema político catalán. En medio de una situació crispada y de enfrentamiento diario a nivel español, no podemos dejar de congratularnos cuando vemos como nuestros políticos son capaces de dialogar -desde la diferencia y desde las respectivas legítimas posturas- sobre temas tan importantes como el futuro estatutario catalán o la financiación. De nuevo se nos revela la vigencia del diálogo como herramienta política, tanto en el consenso como en el disenso.