Los objetivos de la Fundación se concretan en mantener viva la memoria de Ernest Lluch, su pensamiento y su obra, así como en fomentar el diálogo entre los ciudadanos de Cataluña, España y Europa.

¿Quieres estar informado/da?

Para recibir información periódica sobre las actividades de la fundación ...
Regístrate »

13 líneas

« índice

Democracias Perplejas


  • Banner13l2.jpg
Las relaciones entre democracia y capitalismo no son unívocas. Sus valores y objetivos pueden ser diferentes y, de hecho, entran a menudo en conflicto. La irrupción de la globalización económica y tecnológica y los movimientos de pluralismo nacional y cultural parecen haber tensado los equilibrios ya de por sí complejos entre un cierto tipo de democracia -la de raíz liberal- con un cierto tipo de capitalismo -el que combina el mercado con los derechos sociales y una regulación pública en materias económicas, sociales y medioambientales. Es como si los grandes consensos sobre los que se edificó la paz de 1945 hayan perdido vigencia mucho antes de que se posibiliten nuevos. ¿Cuáles son? ¿Y en término transnacionales españoles? Lo vivimos todo, una crisis de confianza institucional y de confianza también en el hombre, en un momento en que la biotecnología ¿lo puede modelar más allá de la evolución natural? ¿Qué planeta legamos a nuestros hijos? ¿Cómo se cierra esta era presente del trabajo y cuál llega arriba? ¿Europa clama reformas o una enmienda a la totalidad?

Se trata de responder a la necesidad de encontrar y reflexionar nuevos consensos sobre qué sistema económico es el que tenemos y tendremos, qué sistema político habitaremos, qué sistemas de relación cultural, qué bases de relación comercial, qué referentes institucionales y de confianza, qué arquitectura de estructura social, qué sistema ecológico vislumbramos y como lo haremos viable, qué tipo de relación se establecerá entre hombre y robots y cuáles son las bases sobre las que las desarrollaremos.

A menudo, en plena confusión, no sabemos salir de la duda. Estamos en democracias perplejas. Pero quizás desde la duda seremos capaces de vestir nuevos consensos para seguir viviendo juntos y no dejar retos imposibles a las generaciones que nos suceden. on este proposito desde la Fundació Ernest Lluch se promueve el Ciclo de Diálogos Otoño 2019 que próximamente desvelaremos su programa definitivo.

Buen verano y mejores vacaciones.